Páginas vistas en total

miércoles, 7 de octubre de 2015

Día del recuerdo.

 









El día del recuerdo, puede que no signifique nada para la mayoría, pero para los que hemos perdido a un hij@ es un día marcado en rojo en el calendario.
Este año fuimos voluntarios y nuestra jornada comenzó a las 15:30 ayudando a montar todo el dispositivo: mesas de información, mesas con material para vender, todo lo necesario para la actuación musical, zona para los banderines y este año todo lo necesario para sembrar un roble rojo.
A partir de las 17 horas comienza a llegar la gente, cada año más que el anterior, lo cual te lleva a pensar que cada vez son más los familiares que apoyan a los padres de esos bebes.
Comienzan los encuentros, gente a la que probablemente hayas visto dos o tres veces y que en muchos casos de primeras no ubicas en el tiempo y el espacio, pero da igual se acercan a ti y te abrazan y en ese momento te sientes en familia, sabes que entienden cómo te sientes por qué ellos sienten lo mismo, unos lloran, otros ríen y nadie ve extraña esa dualidad, hemos perdido a un hijo, pero estamos vivos ¡basta ya de hay que tirar para adelante! Seguimos respirando, seguimos viviendo pero tenemos un dolor que no queremos ocultar.
Era increíble poder ver familias enteras, varias generaciones de una misma familia compartiendo este recuerdo, abuel@s o ti@s que habían hecho su propio banderín.
Llego el momento de sembrar nuestro árbol, símbolo de nuestr@s peques, recuerdo de su ausencia. Los niñ@s nos ayudaron en la siembra lo cual acentuó la sensación de familia, era como un abrazo continuo, como saber que siempre tienes un hombro o una mano cerca.
Esa sensación que no se va de tu lado, que sabes que te llena.
Acabamos con una actuación musical y nos despedimos hasta el año que viene, gente a la que no verás en un año pero que no borraras de tu mente ni tu corazón por qué sabes que están ahí.
Quisiera dar las gracias a aquell@s que un día se atrevieron a salir a la calle y pedir un recuerdo para nuestros bebes estrella, gracias por estar ahí y por darnos una unidad cada vez más grande.
El día del recuerdo, un día de añoranza y de amor por nuestros bebes.

2 comentarios:

  1. Precioso testimonio y preciosa vivencia.
    Me ha encantado que lo compartas y que hagáis todo lo posible para hacer más visibles (de cara a la sociedad "insensible" frente a problemas que no son los suyos) a esos bebes estrella que os acompañan en vuestras vidas.
    Me has emocionado.

    ResponderEliminar
  2. gracias por compartir, y sobre todo dar esperanza para continuar en este mundo a diario sin ellos, aunque ahora sean nuestros ángeles de la guarda

    ResponderEliminar